COMER HOJAS

 

 

 

Prácticas de movimiento con cuadernos al alcance de las manos

 

Por Florencia Stalldecker

 

Las hojas como soportes gozan de un procedimiento y son territorio para performar, ofrecen un espacio para disponer: cuerpos, palabras, cosas o todo ello junto.

¿Se escribe para registrar? ¿Escribimos por escribir? ¿Qué hacemos con lo que ya escribimos?

Los cuadernos que acompañan prácticas artísticas develan el  movimiento ensayado, practicado, experienciado, son el soporte de una tarea singular de escritura: dan cuenta de un modo de hacer. Como cosas nos ofrecen un espacio material,  un  peso, una forma distintiva.  Sabemos que es  posible moverlos y mudarlos:  entran en las manos, en cajas, cajones, mochilas o bolsas. Los cuadernos son piezas que gozan de diversas composiciones materiales y que en el encuentro con otras cosas – como la mano o como los ojos-  afectan y son afectados. 

 

Este taller invita  a elegir un cuaderno que haya acompañado alguna práctica artística (formación, ensayos,creaciones) para compartir, reescribir o desviar las notaciones prestando atención al cuerpo que escribe.

 

Prepararemos manos y ojos para crear un recorrido de lectura junto a los materiales de los cuadernos al alcance de nuestras manos. Daremos lugar a prácticas de micro-movimiento(s) que posibiliten una sensibilidad lectora capaz de hospedar lo que nos resulta des-ordenado, extraño, conflictivo de nuestras notaciones inmediatas y fragmentarias. Trabajaremos con consignas sensoperceptivas para advertir tono, fuerza y direcciones de la mirada y el tacto.